Como abrir una botella de vino sin sacacorchos y no morir en el intento

Rate this post

Como abrir una botella de vino sin sacacorchos y no morir en el intento. Alguna vez nos ha pasado, o nos puede pasar que queramos abrir una botella de vino, y no tengamos un sacacorchos, para poder hacerlo.

Siempre este tipo de cosas ocurre en el peor momento, cuando estamos en compañía de una persona querida, o en el momento de una celebración importante.

Para estas situaciones incómodas, daremos unas pautas de como poder abrir la botella de vino, y salir así con éxito de este tipo de percances.

Abrimos la botella

Cómo abrir una botella de vino sin sacacorchos y no morir en el intento

Buscamos y buscamos el sacacorchos y no lo encontramos. No hay que ponerse nervioso, podemos hacer otras cosas.

Alternativas para abrir la botella de vino

Abrir la botella con un cuchillo 

Para empezar, diremos que es preferible utilizar un cuchillo con sierra en uno de sus filos, ya que ello nos proporciona mucho más agarre en el corcho.

El procedimiento no es peligroso, pero convienen tener el máximo de precauciones.

Lo primero que haremos será clavar el cuchillo en medio del corcho, y hasta la mitad del mismo. Debemos de procurar, que el cuchillo no atraviese el corcho, para evitar que caigan virutas de corcho al vino.

A continuación, giramos lentamente el cuchillo en el sentido de la agujas del reloj, y observamos que el cuchillo está cogiendo el cocho.

Una vez realizado este paso, ya tenemos lo más difícil resuelto. Ahora nos fijaremos que el corcho gira lentamente con cada movimiento que hacemos.

Conforme el corcho gira junto con el cuchillo, empezamos a tirar hacia arriba muy despacio, y fijándonos que el corcho va saliendo con cada movimiento nuestro, tanto en giro como en fuerza hacia arriba.

Repetimos los giros tantas veces como nos lo demande el corcho en su salida de la botella.

En unos pocos minutos habremos resuelto nuestro problema, y podremos empezar a disfrutar de nuestro vino.

Abrir la botella con una argolla y un bolígrafo 

Con esta forma vamos a construir un sacacorchos sin quererlo.

El tornillo, es preferible que sea una argolla como las que se utilizan para colgar lámparas o cuadros.

Introducimos la argolla por la parte de la rosca en el centro del corcho, como lo haríamos con un sacacorchos cualquiera.

Una vez la hemos introducido toda, pasamos un bolígrafo por su parte cilíndrica, y comenzamos a girar tirando lentamente hacia arriba.

De esta forma, también habremos solucionado nuestro problema.

Abrir la botella con un tornillo y un martillo 

Esta forma se podría considerar una alternativa de la anterior. Simplemente necesitamos un tornillo, a ser posible que sea del mismo largo que el corcho.

Con un destornillador, vamos introduciendo el tornillo en el corcho de forma habitual como cuando atornillamos algo.

Cuando tenemos el tornillo introducido en el corcho, con la parte trasera de un martillo, procedemos a poner la cabeza del tornillo en las ranuras del martillo.

Haciendo un poco de palanca, empezamos la maniobra de ir tirando hacia arriba, para que vaya saliendo el corcho.

No deberemos de tener ningún problema para ir sacando el corcho de la botella, para poder beber nuestro vino.

Abrir la la botella con un zapato 

Quizás esta es la forma más original y la que mas destreza requiere de nosotros.

Si estamos en medio del campo, y no tenemos un tornillo, ni un destornillador, y mucho menos un martillo, no está todo perdido.

Siempre podremos utilizar algo, que siempre llevamos encima, un zapato. ¿Como hacerlo?

Introducimos la base de la botella de vino en el zapato en la parte del talón.

Golpeamos el zapato contra una superficie, dura como el suelo, una pared, un árbol, etc.

La fuerza del impacto en cada golpe, hace que el vino  empuje la pequeña cámara de aire que siempre existe entre el liquido y el corcho, y este vaya empujando el corcho hacia arriba.

De esta forma con un poco de paciencia, tendremos la botella abierta y lista para ser servida y degustar el vino de su interior.

Conclusiones 

Cualquiera de los métodos comentados aquí, requiere un poco de paciencia y cuidado para abrir una botella de vino.

No disponer de un sacacorchos en un momento determinado, no es problema para poder disfrutar de una copa de vino con los amigos o familiares. Uno de los vinos que te recomendamos es el vino tinto López de Haro Crianza, un excelente Rioja que es perfecto para regalar a amigos y familiares con un precio genial que podrás encontrar en nuestra web de Iberowine.

artículo escrito por J. Simón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *